Secta de origen rumano investigada en Uruguay retira demanda contra expertos y medios

Escrito por el 20 septiembre, 2019

Lo hizo luego de un “arreglo extrajudicial”. Coincidentemente, una mujer que fue indagada como coautora se presentó como víctima.

Montevideo, Uruguay. 9 de Agosto de 2017.
Poder Judicial. Sede de Suprema Corte de Justicia

La entidad «Movimiento para la Integración del Absoluto Sublime» (MISA) fue noticia por primera vez en Uruguay en agosto de 2015, cuando se denunció que en la Universidad de la República tenía espacio un proyecto llamado «Yoga y meditación UdelaR» coordinado por el profesor Octav Fercheluc, de nacionalidad rumana.

Los cursos comenzaron en la Facultad de Psicología y luego fueron tomados por el Servicio Central de Bienestar Universitario, extendiéndose a distintas áreas de la Universidad. En su momento de auge, abarcaron a 1.500 docentes, estudiantes y egresados.

En aquel entonces, el psicólogo Álvaro Farías, especializado en sectas, recibió consultas acerca de la vinculación que podría tener este proyecto con una secta denunciada a nivel internacional por abusos sexuales, pornografía y tráfico de personas.

En declaraciones a Subrayado, Farías contó que la página de Facebook del proyecto tenía enlaces con la Academia Espiritual de Yoga Tradicional ANANDA, que lidera el rumano Fercheluc. A su vez, esa página establecía que el guía espiritual de la academia era el también rumano Gregrian Bivolaru, líder del MISA.

El psicólogo advirtió en la ocasión que la entidad presentaba la típica operativa de una secta. «Hay un reclutamiento», dijo, señalando que se invitaba a jóvenes a retiros espirituales en el interior del país, y que había constancia de que varios habían sido convencidos de irse a Rumania.

La secta comenzó a ser investigada tras una denuncia anónima presentada ante Interpol, acerca de un posible caso de trata de personas.

Según consignara Telenoche, la persona denunciante detalló que el instructor de una academia de yoga de Uruguay estaba preparando un viaje con cuatro alumnas hacia Rumania para participar de un campamento del MISA.

A las jóvenes que iban a viajar a Rumania se les habría pedido fotos de cuerpo entero y exámenes de VIH, sífilis, y otras enfermedades de transmisión sexual. Por otra parte, en el expediente de la Fiscalía se establece que una vez en Rumania, las jóvenes participarían de experiencias eróticas o pornográficas como parte de la búsqueda espiritual y sexual.

Además, serían filmadas sin su consentimiento y luego ese material sería distribuido como películas en el circuito pornográfico.

El 10 de agosto de 2018 la Justicia determinó cierre de fronteras para el instructor por 180 días y la prohibición de acercarse o comunicarse con una de las alumnas que viajaría a Rumania.

Un año después, en agosto de este año, la Justicia archivó el expediente que investigaba esa presunta red internacional con la pata local uruguaya anclada en la academia de Fercheluc. La jueza Beatriz Larrieu, que el 9 de agosto le negó a la Fiscalía una ampliación de la investigación que llevaba un año, argumentó en su escrito que la única evidencia de conexión entre ambos es que Bivolaru es el guía espiritual de la academia de yoga que dirige Fercheluc, según informara el semanario Búsqueda.

Esa misma publicación da cuenta en su última edición de que una de las mujeres captadas por la secta, y que en su momento fuera investigada como posible coautora -algo que luego se desestimó- se presentó ahora en calidad de víctima para que la Justicia reabra el caso.

La mujer, identificada como Mariana, estuvo a punto de viajar a Rumania, «invitada» por Bivolaru, luego de que el gurú rumano viera fotos de ella en bikini, enviadas desde Uruguay.

En la denuncia de Mariana, patrocinada por el abogado Nicolás Pereyra y a la que tuvo acceso Bel citado semanario, se señala que MISA «se trata de una organización extranjera que recluta adeptos en nuestro país para enviarlos a Rumania donde serán objeto de diversos delitos como prostitución, delitos sexuales, grabación de pornografía sin consentimiento, explotación sexual, todo bajo la fachada de un movimiento espiritual». Y segura que en todas las prácticas «aparecen referencias explícitas y una apología a la figura y prácticas de Gregorian Bivolaru» y que lo que en la «superficie aparece como una mera práctica particular del yoga» es «solo una puerta de entrada ejercitada por profesionales de la manipulación para someter sicológicamente a personas e inducirlos en prácticas que luego son rentabilizadas en la industria de la pornografía ilícita».

Un acuerdo extrajudicial

En 2016, Fercheluc había presentado una demanda contra el ya mencionado psicólogo Álvaro Farías y el filósofo Miguel Pastorino, y también contra varios medios de comunicación que informaron sobre el proceder del grupo.

Sin embargo, en la jornada de ayer se firmó un acuerdo extrajudicial a instancias del rumano, y que supone el retiro de esa demanda.

El acuerdo extrajudicial ha sido iniciativa del propio líder del MISA en Uruguay, que era quien había planteado la demanda por «daños y perjuicios» contra los dos investigadores de la Red Iberoamericana de Estudio de las Sectas (RIES) y contra todos los medios de comunicación que se hicieron eco de la alerta realizada por ellos en agosto de 2015 sobre los peligros de la secta, según informa la mencionada Red.

Juristas consultados por la RIES coinciden en señalar lo sorprendente del hecho de que sea la parte demandante quien plantee el acuerdo, pues fue Octav Fercheluc quien inició el proceso y todo parece apuntar a que era consciente de sus escasas posibilidades de que pudiera prosperar, y así se puede anular el juicio y evitar las consecuencias de una sentencia desfavorable.

En el texto del acuerdo se especifica que fue firmado «sin que haya mediado acuerdo económico» entre las partes. Además, señala que por parte de los expertos en sectas y de los medios de comunicación afectados el acuerdo «no implica retractación por los dichos y opiniones emitidas por ellos en el marco de los hechos que dieran mérito al proceso de autos».

Porque, como también se puede leer, los demandados «declaran no haber tenido la intención de dañar y/o afectar el nombre y honor del Sr. Octav Fercheluc». Y de esta manera termina todo lo relativo a este proceso, pues el acuerdo «no compromete en nada las actividades o labores futuras de cualquiera de las partes, así como tampoco inhibe las acciones futuras que consideren pertinente promover».

El psicólogo Álvaro Farías valoró, tras la firma del acuerdo, lo que supone para él y para su compañero Miguel Pastorino, profesor de Filosofía. Después de 4 años de silencio sobre la secta, impuesto por la demanda de su líder en Uruguay, podrán volver a hablar libremente y continuar alertando sobre la realidad del fenómeno sectario en el país.

«Creemos que es una buena noticia, creemos que también es una victoria», señaló Farías, añadiendo que «trabajamos siempre con la conciencia tranquila, de manera seria y profesional». A lo largo de estos años de litigio legal, «que no fueron para nada fáciles, del silenciamiento y acallamiento por parte del MISA, una de sus estrategias a nivel mundial, esto se ha terminado, con la firma de este convenio».

Actualmente, el fundador y líder de la secta MISA, el rumano Gregorian Bivolaru, está buscado por Europol, acusado de abusos sexuales y trata de personas. Octav Fercheluc ha reconocido públicamente en más de una ocasión que su instructor y mentor no es otro que el controvertido maestro de yoga Bivolaru.


Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *



Current track
Title
Artist

Background