Por qué Lizzo es una de las revelaciones musicales de 2019

Escrito por el 30 diciembre, 2019

Con talento para el rap, amplio rango vocal, carisma de sobra y virtuosismo en la flauta, la cantautora cautivó al mundo de la música pop.

«Te amo, sos hermoso y podés lograr lo que quieras», dice como un mantra la cantautora Lizzo en todos sus recitales, y agrega: «Realmente quiero que lo digan, porque realmente creo que podemos salvar el mundo si antes nos salvamos a nosotros mismos». La audiencia grita emocionada y repite las palabras de la cantante. Sacada de ese contexto, la escena podría resultar cliché, como un eslogan de una publicidad o de una Iglesia. Sin embargo, quienes conocen a Lizzo, saben que cada una de esas palabras es genuina.

Fue nombrada hace unas semanas «artista del año» por la revista Time. Su disco Cuz I Love You, que salió a la venta en abril, llegó con varios singles al top 5 de Billboard, y también fue un éxito en Spotify. Lizzo tiene más de siete millones de seguidores en Instagram (su flauta tiene su propia cuenta, que llega a los 304.000 seguidores). Es un fenómeno de 2019 y es que, nada más y nada menos, representa el zeitgeist (el espíritu del tiempo) de esta década, en la que las mujeres y las minorías han transformado la escena musical.

La magia de la flauta

Nacida en Detroit y criada en Houston, Melissa Viviane Jefferson se enamoró de la música estando en la escuela. Cuando un profesor le sugirió que aprendiese un instrumento, ella enseguida eligió la flauta. Y pronto decidió que quería ser la mejor del colegio tocándola. No solo integraba la banda escolar, sino que se consideraba una «nerd de la banda» y practicaba con su instrumento varias veces al día. Las canciones que le proponían en clase le parecían demasiado sencillas, por eso optó por escuchar solos de flauta complejos y practicarlos de oído y, una vez que supo tocarlos, aprendió a leer las partituras. «Era como un caballo salvaje», contó en una entrevista con CBS.

Cuando pasó a la secundaria, integrar la banda del instituto dejó de ser considerado algo cool, pero a ella no le importó. Ya era una suerte de celebridad en el ámbito del colegio. El golpe llegó en la Universidad de Houston, cuando en un contexto diferente se sintió opacada por sus compañeros. En ese momento, además de tocar la flauta, empezó a rapear. «Estaba haciendo malabarismos con varios estilos de vida», explica. Eventualmente, las clases, la flauta, el rapeo y las salidas de noche se volvieron demasiado y, encima, tuvo que lidiar con la muerte de su padre. En ese momento, a los 21 y abrumada, dejó todo, sus amistades, su carrera y la flauta. «Desaparecí», asegura.

Vivió un tiempo con su madre en Colorado y casi un año en su auto. Ese período de inactividad en lo musical lo tomó para escucharse a sí misma y descubrir qué era lo que quería hacer con su vida y su carrera. Finalmente, después de un tiempo de introspección, tuvo una epifanía: lo que realmente quería hacer era cantar. El problema era que nunca lo había hecho, ni siquiera en el coro de la Iglesia. Entonces, al igual que lo hizo con la flauta, eligió el disco de B’Day de Beyoncé y empezó a cantar sus canciones.

Una vez que se sintió segura como cantante, volvió a Houston, encontró una banda local de rock and roll que precisaba vocalista y le ofreció sus servicios. Aprovechó la oportunidad para jugar con la voz, explorar su rango vocal, experimentar con gritos y ganar confianza como front woman. «Ahí fue que me empecé a convertir en Lizzo y en quien soy hoy. Yo estaba muy tímida y nerviosa pero me di cuenta de que nadie me conocía y lo tomé como una oportunidad para enloquecer», recuerda.

Aplicando lo aprendido durante su pasaje por la banda del instituto, Lizzo le dio rienda suelta a su naturaleza colaborativa y tuvo múltiples proyectos con diferentes artistas locales, sobre todo mujeres, hasta canalizar su energía en su primer disco como solista.

La llegada del éxito. A medida que Lizzo fue creciendo localmente, en la escena de Minneapolis, su talento llamó la atención de varias discográficas y terminó firmando con ?Atlantic Records. Con ellos editó el EP Coconut Oil, que pronto se convirtió en su primer gran éxito, con críticas positivas de medios como Nylon y Rolling Stone. La legendaria revista lo ubicó en el puesto número 14 de su lista de los 20 mejores discos pop de 2016.

El álbum de seis canciones contenía Good as hell, hoy considerado un sleeper hit (de esos que les lleva un par de años explotar en las listas de los más escuchados) que resurgió este año con su último trabajo.
En 2018 se hicieron virales varios videos de ella tocando su instrumento. La flauta (llamada Sasha, en honor al alter ego de Beyoncé), en lugar de ser tocada por hombres blancos como sucede habitualmente, estaba en manos de una mujer negra, vestida de animal print y medias de red que, entre solo y solo, gritaba «bitch». La magia de Lizzo no solo está en la frescura que transmite en las entrevistas o en sus canciones pegadizas, sino en la desfachatez y la voluntad de romper los esquemas. Como ella suele decir, «que exista es revolucionario».

Su padre siempre le había dicho que la flauta era «el camino» para el éxito. Y, en cierto sentido, tenía razón.
Tres años después de su EP con Atlantic Records, lanzó Cuz I Love You, el disco que cambió todo (y que le llevó tres años de trabajo). La tapa consistía en una fotografía hermosa y delicada de Lizzo desnuda, algo que ya desde el exterior marcaba la pauta del contenido de sus canciones de empoderamiento y amor propio. «Los cuerpos gordos, y especialmente los cuerpos gordos y negros, raramente son tratados con cuidado por los fotógrafos, y ni que hablar en las tapas de los discos que figuran en las góndolas de Target o Walmart», explica. El álbum fue críticamente aclamado, alcanzando un promedio de 84 de 100 en el sitio Metacritic. La revista Forbes la nombró una de los «30 menores de 30 jóvenes innovadores».

A partir de Cuz I Love You, Lizzo se volvió un ícono pop, sobre todo en Estados Unidos, apareciendo en talk shows y explotando en las redes sociales. Ese status fue cimentado con su participación en la película Hustlers junto con Jennifer López. El filme fue uno de los más taquilleros del año.


Música para sentirse bien

En los últimos años, la autoestima y la aceptación de los cuerpos se han vuelto una de las banderas del feminismo. Las mujeres -sobre todo las jóvenes- dejaron de tolerar las letras con discursos machistas o cosificadores. En respuesta a esto, la música pop se ha orientado a mensajes que reafirman la autoestima -algo que también se presta para eslóganes vacíos-. En ese sentido, la música de Lizzo encaja a la perfección en este nuevo pop posfeminista y, lo mejor de todo, es que es genuino. Su música es perfecta para quienes buscan sentirse bien. «Si yo estoy brillando, todo el mundo va a brillar (sí, soy un éxito) / Nací así, ni siquiera tengo que intentar (ahora lo sabés) / Soy como el Chardonnay, mejoro con el tiempo (así que ya sabés)», canta en Juice, entre melodías funk llenas de energía.

Lizzo siempre ha sido honesta y abierta sobre cuánto trabajo le lleva tener esa actitud radicalmente positiva. Va a terapia regularmente, ha mejorado el vínculo con su madre e incluso ha cancelado shows debido al cansancio. En uno de sus recitales, después de una gira agotadora, se sentía deprimida y le pidió a su audiencia que le dijera su mantra, que la amaban, que era hermosa y que podía hacer lo que quisiera.

«No es una etiqueta que quiero ponerme a mí misma, se trata de la esencia de mi existencia. Todos estos malditos hashtags que buscan convencer a la gente de que están bien tal cual como se ven. ¿No es loco? Yo digo que me amo a mí misma y todos me dicen: ‘Oh, eso es muy valiente, es tan político’. ¿Por qué? ¡Lo único que dije es que me amo a mí misma. Cuando todo esto de la aceptación del cuerpo se termine, no es que yo me voy a convertir en una mujer blanca y flaca. Voy a seguir siendo negra y gorda. Hay personas que se suman a esto como una tendencia y esperan que la gente se ame a sí misma de forma ciega. Eso es amor falso. Yo estoy tratando de vivir», dijo a la revista Time.


Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *



Current track
Title
Artist

Background