Grandes Estudios y Gigantes Tecnológicos afilan sus armas para competir con Netflix

Escrito por el 29 octubre, 2019

Los actores del rubro del streaming se las deben ingeniar para no perder clientes y seguir siendo rentables

Soplan vientos de guerra. El imperio de Netflix ha dominado durante mucho tiempo un mundo en buena medida creado por él, pero la llegada de grandes competidores obligará a todas las plataformas de video a demanda a afilar sus armas de seducción, para beneficio -o a expensas- de sus clientes.
«Hasta ahora, Netflix ha vivido un cuento de hadas, pero en adelante la aventura va a ser más peligrosa», dijo el analista Daniel Ives, de Wedbush Securities.»Durante los próximos seis meses, seremos testigos de una batalla sin cuartel por la atención del consumidor».

Con casi 160 millones de abonados en todo el mundo, US$ 15.000 millones de inversión en contenidos y una tecnología de recomendación acerada por más de una década, Netflix ya capta una gran parte de esa atención.

Sus competidores actuales, Amazon Prime Video y Hulu, han encontrado su nicho de audiencia sin representar verdaderas amenazas.

Netflix siempre ha considerado que la competencia provenía principalmente de canales de televisión u otros actores digitales importantes como Twitch (Amazon), una plataforma para transmitir videojuegos en vivo.

Pero el 12 de noviembre, un antiguo aliado ingresará a la cancha con todo el poder de su reino encantado: la plataforma Disney+ pondrá a disposición sus catálogos de «Star Wars», Pixar y Marvel, una parte de los cuales ofrecía hasta hace poco Netflix, así como programas de Fox («Los Simpson») y documentales de National Geographic.

El imperio de Netflix ha dominado durante mucho tiempo un mundo en buena medida creado por él, pero la llegada de grandes competidores obligará a todas las plataformas de video a demanda a afilar sus armas de seducción

«Entonces Netflix dijo: ‘Si Disney está transmitiendo sus propios contenidos, me interesa producir los míos’. Los socios se convirtieron en rivales, y entramos en un mundo donde se necesita tener a la vez contenidos propios y canales de distribución propios», explica.

La ofensiva de Disney comienza con una suscripción por solo US$ 6,99 por mes en Estados Unidos, y asciende a US$ 12,99 incluyendo Hulu (películas y series, entre ellas la multipremiada «The Handmaid’s Tale») y ESPN+ (deportes).

Pero en este ámbito, Apple hizo la entrada más contundente, con una suscripción mensual de 4,99, la mitad del precio básico de Netflix.

Su plataforma Apple TV+ tendrá una oferta limitada de contenido original al momento de su lanzamiento el 1 de noviembre, pero tiene otras ventajas: la experiencia del gigante tecnológico en servicios de suscripción (como Apple Music) y una enorme base de consumidores leales.

En el corto plazo, los espectadores deberían beneficiarse de la guerra del streaming, que probablemente genere un duelo de precios y de series exitosas para atraer audiencia.

 

Pero eso puede no durar. Según Del Vecchio, las plataformas tendrán que repensar sus tácticas para asegurar su futuro, «rastreando a los espectadores que comparten su cuenta, por ejemplo».

También podría ofrecer suscripciones anuales y escalonar la transmisión de episodios de series a lo largo de semanas, para evitar que los usuarios cambien de proveedor cada mes.

Paralelamente, «la batalla por los contenidos se volverá cada vez más despiadada», agrega el experto, citando el ejemplo de Netflix, que ha firmado contratos de exclusividad con reconocidos productores estadounidenses como Shonda Rhimes («Anatomía de Gray») o Ryan Murphy («Glee»).

«Podríamos imaginarnos que Apple decide adquirir un estudio el próximo año. A mi juicio, Sony Pictures está listo para una compra», sostiene Daniel Ives.

Etiquetado como:

Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *



Current track
Title
Artist

Background